sí renovables nuclear no PORTADA
NUCLEAR cat - cast
RENOVABLES
ESTALVI - AHORRO EFICIÈNCIA ENLLAÇOS-ENLACES LECTURES A EUROPA - AL MÓN A ESPANYA A CATALUNYA
Tornar a INFORMACIÓ BÀSICA SOBRE ENERGIES RENOVABLES
CATALÀ -CASTELLANO
 
LAS ENERGÍAS RENOVABLES Y LOS IMPACTOS AMBIENTALES

La bondad de las renovables no radica en la ausencia total de impacto, sino en la reducción comparativa, el que nos permiten ganar tiempo para realizar una transición energética que sea,

1) correctora de los impactos que han provocado, y siguen provocando, las energías no renovables, y

2) universalizable al conjunto de la especie humana, de forma que permita cubrir las necesidades energéticas básicas de una gran variedad de sociedades y culturas que los permitan llevar una vida digna.

Todas las actividades humanas y, por supuesto, todas las formas de producción de energía provocan un impacto ambiental. Pero ni todos los impactos son iguales, ni todos se perciben del mismo modo, entonces nos preguntamos: ¿como se deben evaluar estos impactos?

Se trata de un proceso largo y complejo, y de un problema que, posiblemente, nunca podrá ser definido con absoluta precisión en todos sus aspectos; pero también de un problema que nos exige actuar ya, desde el máximo conocimiento disponible, con una aplicación coherente del principio de precaución.

Cada proyecto energético genera impactos locales y globales . Unos impactos son más cerca y se ven con facilidad. Son los que afectan el que podemos denominar "huella ecológica" local. En cambio, otras formas de generar y consumir energía tienen impactos muy graves por los ecosistemas, pero se producen a distancias más lejanas en el espacio y en el tiempo, en otros lugares y de cara al futuro, lejos de la capacidad de percepción de l’ojo humano.

Después de años de ignorar la existencia de los impactos ecológicos provocados por la actividad industrial  la realidad ha acabado imponiéndose, y ahora se empiezan a valorar los impactos de la manera correcta : considerando todo el ciclo de vida de los productos. Esto implica analizar,

a) la construcción de los mecanismos que son necesarios por suministrar el producto o el servicio (en este caso la energía);

b) las operaciones de instalación y puesta en funcionamiento inicial de los mecanismos;

c) el funcionamiento de los mecanismos a lo largo de toda su vida útil y su rendimiento;

d) los impactos derivados de su desmantelamiento, de las propias operaciones, de los residuos resultantes que generan y de su tratamiento final.

Realizar un estudio del ciclo de vida de este tipo es complejo y difícil.

El criterio de determinación de impactos es comparativo. Para pronunciarse hace falta contrapesar los impactos visibles (mucho más espectaculares pero de alcance más reducido) con los que no se pueden percibir a simple vista (y que a menudo tienen un efecto más destructivo), y tomar en consideración la comparación entre los impactos directamente locales (mucho más fáciles de cuantificar) y los impactos globales (más difíciles de cuantificar pero que acaban volviendo a nivel local por vía indirecta).

Por tanto, es también complejo encontrar criterios comunes a la hora de comparar varios tipos de impacto, muchos de ellos de difícil cuantificación. A pesar de todo, el estudio de los impactos partiendo del análisis del ciclo de vida es la manera más rigurosa de abordar una transición energética compatible con el respeto a los ecosistemas que hacen posible la propia vida.